Monólogos destacados

 

 

El perro - monologo Antonio Gala

Detenganme

Porque compro Cd´s piratas

La chica serbia

Y se preguntan si estoy Loco???

Vuelta a empezar con 1000 monologos

Al ginecólogo

La limpieza para un soltero

España... Un pais con fantasmas

 

Últimos monólogos

 

 

SER O NO SER FAMOSO (Por Dani Mateo NST)

El otro día me llamó mi amigo Pablo. Pablo es un chaval al que yo quiero un montón porque de pequeño me pegaba con un palo. Así funciona la mente de los chicos, queridas amigas.

El caso es que Pablo y yo no hablamos mucho. De hecho, sólo me llama cuando está con una tía para demostrarle que me conoce.

 

Las películas americanas (monologo)

¿Que comen los americanos? ¿que beben?, o quizás es por el aire que respiran;
la qüestión es: ¿de donde sacan esas ideas absurdas de las películas?.

Existen muchos géneros, aunque voy a comentaros solo varios.
Empezemos por el drama, es decir, las pelis de saca klennex y recojete el moco, que sales del cine con los ojos hinchaos!, alomejor mientras tu ves la peli, en la sala sueltan una espécie de gas lacrimojeno para que la gente de la calle quiera verla, aunque solo consiguen que se rían de ti.
¿Porque se cargan siempre al buen hombre? que moraleja de mierda es esa?: » Se un cabrón hijo de puta y sobrevivirás», y las mujeres… otra moraleja estúpida:

 

La chica serbia

Sí, yo ser Dinka Matijas, sobrina del autor. No, no ser de aquí. No venir de Bulgaria. No de Rumania. No de Croacia. No Eslovenia, no Montenegro, no Yugoslavia. Venir de Serbia. Vojvodina, en Serbia. Cuando guerra en Rumania, familia ir Yugoslavia, vivir en Sarajevo, bonita ciudad. Cuando guerra en Yugoslavia, familia ir primero Bulgaria, después Eslovenia. Muchos emigrar. Guerras despedazan familias, personas, corazones. Al final, en los 90, escribir tío argentino, decirle: Tío, busque a su sobrina Dinka Matijas, artista también, bailarina, conoce nueve idiomas, todos de Balcanes. Canta en ruso tradición popular: Kalinka, Ojos Negros, La balada de Stenka Razin, No dejan a Masha ir hacia arroyo; y otras folklóricas de Ucrania como Los hermanos o La noche. También canta La estepa alrededor, que hizo famosa la cantante Nadezhda Oboukhova. Dinka Matijas canta en español mucho poco, pero canta. Tío de América pedir fotografía, yo mandar. Tío de América preguntar si ser soltera yo decir sí. Venga, sobrina a la Argentina y casése. Sí. Yo dejé novio allá. Emir quedó corazón partido, pero no se puede vivir solo de amor; se necesita pan, vino, agua potable. Miel. Aceituna, queso fresco. Salchichón. Yo ser mujer, necesitar aparte vestido rojo, zapatos de taco, echarpe de gasa para proteger cuerdas vocales. Jabón oloroso, perfume fragancia rosa, media de nylón. Alguna bijou, un pendiente, una anillo. La mujer que lleva vida pobre, se mustia. La vida de mujer debe ser como una flor: clara, oscura: el pétalo de una rosa: fuerte, ligera, profunda, efímera, inolvidable, encendida. La vida de mujer es como galleta pequeña: así tan sabrosa, tan perfumada: un mordisco, dos mordiscos, se terminó la galleta. La miseria arruina el pensamiento, las ideas no corren por falta de alimento bueno, la papa sola no basta, la papa de Rusia es puro almidón y agua, no se puede comer. El nabo crece mejor, más gordo, pero el nabo harta el paladar y agota las mandíbulas. Las ideas no corren en la Rusia y la ilusión tampoco, y mujer sin ilusión ¿qué es? Una muñeca rota. Yo no ser rota, yo venir a la Argentina, casarme con mi tío en el secreto. Allá no se puede; allá están locos. Allá no alcanza la plata; aquí se aprovechan Allá no hay esperanza, mucho tristeza.

 

Fantasías sexuales

Una de las fantasías sexuales de muchas mujeres es hacer el amor de
forma salvaje.
Llegar a casa…que tu marido esté preparando la cena…(bueno,
esto de por sí solo ya sería una fantasía) acercarte
al él por detrás, arrancarle el delantal y hacerlo en la
mesa de la cocina…
¿Pero os imagináis esto en la vida real?
con las piernas colgando, clavándote un tenedor en la nuca, y
desollándote el culo con el rallador del pan?..

Estas cosas nos pasan por intentar copiar lo que
vemos en las películas, por ejemplo, la típica fantasía de
mezclar sexo y comida, como en «Nueve semanas y media»

 

Las muletillas

Monólogo del Club de la Comedia por Manel Fuentes

 

Monólogo: Ir de bodas.

Estoy un poco fastidiao’. Acabo de recibir una invitación de boda, ya me dirán si no es para estar jodido. ¡Será posible! ¡Es que se te queda la misma cara que cuando te llega una multa! ¡Hale, a soltar pasta!
Porque hay que ver como se desbarra en las bodas. Sobre todo las mujeres, que no solo se disfrazan de paquete de caramelos, algunas hasta se ponen fiambrera en la cabeza, que las ves y dices: «¿Mamá? ¿Eres tú o el soldado Ryan?».
Lo más raro es ese bolsito diminuto que llevan todas, «¡Anda, una almeja metálica!». ¿Que llevan ahí, una compresa extraplana? Sin alas, claro, porque asomarían. Si es que es muy fuerte eso de las bodas.

 

Baños públicos de mujeres

Mi mamá era una fanática de los baños públicos. De chiquita me llevaba al baño, me enseñaba a limpiar la tabla del inodoro con papel higiénico y luego ponía tiras de papel cuidadosamente en el perímetro de la taza.

Finalmente me instruía: «Nunca, nunca te sientes en un baño publico» Y luego me mostraba «la posición» que consiste en balancearte sobre el inodoro en una posición de sentarse sin que tu cuerpo haga contacto con la taza. Eso fue hace mucho tiempo. Pero aun hoy en nuestros años

 

Los juegos de Mesa

Buenas noches. Buenas noches. Yo soy un reconocidísimo experto a nivel mundial en un tema, que a nadie le importa un carallo, los juegos de mesa, y así nos va, a punto de terminar una partida a la oca y nadie sabe lo que hay que hacer, al final de la oca, la gran duda es como al aparcar un coche, ¿se llega y ya está, o hay que rebotar y rebotar hasta que se entra justo? Nadie lo sabe, pero hay una frase, que resume las reglas de todos los juegos de mesa del mundo: No, es que en mi casa jugamos así.

Dicho eso, dicho todo, ya te puede pillar la poli jugando al tres en raya con cocaína que tu los miras con las pupilas dilatadas, y les dices: No es que en mi casa jugamos así.