Últimos monólogos

 

 

LAS CAJAS DE BOMBONES Y LOS SURTIDOS DE GALLETAS... ESOS GRANDES DESCONOCIDOS

Yo quiero hablar acerca de algo que todos sabemos que existe pero que nadie conoce lo suficiente: las cajas de bombones. Sabemos que existen, las hemos visto… pero ¿Cuántas llegamos a abrir? Son como el cuerpo humano: Sólo las abrimos si es estrictamente necesario.

No las abrimos porque son un regalo. Ni aunque nuestros hijos estuvieran aullando de hambre.

Cariño, ya no queda carne de perro en la nevera, y los niños pasan más tiempo desmayados que conscientes… ¿no crees que ha llegado la hora abrir la caja de bombones ¿Qué le vas a decir? ¿que sí?, ¿y si mañana tuvieras que hacer un regalo…?

 

¿Porque el amor?

¿Que por qué elegí no enamorarme más? Qué gran pregunta…en realidad, yo no ELEGÍ no enamorarme en todo lo que me queda de vida…sino que, simplemente, el amor no me elegió a mí, entonces…bueno, me venció la venganza…¡Si vos no me vas a llegar nunca, entonces yo tampoco iré a vos! Así le dije, y parece que me entendió…y le aclaré clarito: me hiciste pasar malos ratos amigo, así que ahora, andate a buscar a otra….!! Ustedes se preguntarán porque tomé esta tan drástica desición, bueno, simplemente, porque en mi cortos 18 años de vida, el amor nunca tocó a mi puerta….y de verdad, no soy de esas personas que mueren de amor…asi que me dije…Sole, basta, hay cosas mas importantes en que pensar….y se acabo!! (Pausa) Aunque…ahora que lo pienso mejor….debe ser muy lindo estar de novia…yo veo a mis amigas, o las parejitas en la calle y dentro mío me da un no se qué…y la otra vez, con Sergio…esas cositas en la panza…no abrán sido las maripositas de la que me hablan mis amigas?….que triste que me siento!! Debe ser tan lindo!!….(llora) Me doy por vencida….quiero estar de novia!!

 

Costumbres estúpidas

Es incrible la cantidad de costumbres ridículas, estúpidas, molestas, que ha adquirido el ser humano a lo largo de su evolución.

Cada mañana, veo a la gente correr cuando la puerta del autobús ya se ha cerrado y agitar su mano (claro, el huracán que provoca este movimiento detendrá seguro el vehículo), mirando el reloj cada tres segundos para comprobar nuevamente que llegan tarde de nuevo a trabajar.

Especialmente molesto es el hábito de entrar corriendo en el vagón del metro y pararse. ¡Ah! Yo estoy dentro, tu te jodes… – Uy, perdona, ¿que no puedes entrar tú también porque me he parado en medio de la puerta y empiezan a cerrarse? Lástima… Podría entrar un poco más, porque hay espacio de sobra, pero eso implicaría sentido común.

 

EL MIEDO (El Club de la Comedia)

Vamos a ver, tú estás por la noche en la cama y oyes un ruido extraño, y ¿qué haces? ¡Te tapas con la sábana! ¡Muy bien! ¿Qué pasa, que la sábana es antibalas? ¿Que si viene un malo con un cuchillo no va a poder atravesarla, se le va a doblar la hoja? ¡Hombre, por favor!
¿Y cuando nos da por mirar debajo de la cama? ¡Hombre, que ya tenemos una edad! Además, suponiendo que haya un asesino debajo de la cama, ¿qué ganas mirando? ¡Que te mate antes! Muy bien, fantástico.
¿Se imaginan que un día nos encontrásemos a alguien debajo de la cama? ¿Qué le diríamos?: ‘Buenas nocheeees… ¿Qué? Asesinando, ¿no?, a veeer… hay que ganarse las lentejas, ¡pero hombre de Dios! Salga de ahí que se va a quedar frío. Ande, suba, que va a coger asma con tanta pelusilla. Máteme en la cama, que estará más cómodo’.

 

En la Peluquería (tipo: Club de la Comedia)

¿Se imaginan que van a por el periódico y dicen:
-¿Me da el País?
Y el quiosquero les contesta:
-No, le voy a dar el supertele

 

Mola eso de tener perro

Tener perro ha sido y será una moda. Ahora ya no hay tanta publicidad masiva para que no abandones a tu mascota, pero hace años (no muchos) todos los días habían siete anuncios o mas en contra del abandono de los animales. Por eso mi familia me llevaba de vacaciones, por si les multaban por abandono. Y por eso me llevaban siempre con correa, por si me escapaba.

 

W. Shakespeare - - Hécate

Hécate-
¿Parezco irritada?
¿Y no tengo motivos, brujas insolentes
y temerarias? ¿Cómo habéis osado
comerciar con Macbeth y traficar
en enigmas y asuntos de la muerte
mientras yo, vuestra maestra en sortilegios,
artífice secreta de los maleficios,
no fui ni convocada a ejecutar mi parte
ni tampoco a mostrar nuestro arte en todo su esplendor?
Y lo que es peor, todo lo que habéis hecho
fue por un hijo caprichoso, malvado
y violento, que al igual que muchos
por sus fines procura; nunca por los vuestros.
Poned ahora remedio; así, partid
y a las cavernas de Aqueronte

 

Monólogo Principal de Trainspotting

Monólogo principal de la pelicula Trainspotting tema drogas